Bienvenido a Vidas Bohemias

Vidas Bohemias Esto que estás leyendo es un blog personal. Es decir, que hablo de lo que me da la gana, sin orden ni concierto. Política, fotografía, internet, series, citas célebres, tecnología... Eres libre de leer, pensar, opinar y discrepar sobre todo aquello que desees. Simplemente, bienvenido.

18 septiembre 2014 ~ 1 comentario

Cuatro vídeos

Y con esto creo que queda clara mi posición sobre el Referéndum de Escocia

15 septiembre 2014 ~ 1 comentario

Realidades y mitos de la China de 2014

En agosto estuve viaje turístico por China. Casi dos semanas recorriendo Shanghái, Xi’an y Pekín. Tanto escrito sobre China y tanto por escribir. Tantas historias sobre ese país: culturales, gastronómicas, políticas… Cuando viajas a un país siempre tienes la oportunidad de acercarte a su cultura, a su modo de ver la vida; y mucho más si se trata de un país exótico (eso creemos en España) donde todo te sorprende y en el que en todo te fijas. Mentalmente fui haciendo una lista de las cosas que nos han contado o creemos saber sobre China, para comprar si son verdad o no. ¿China es tal y cómo nos la han contado o nos han podido los prejuicios? Aquí mi lista de realidades y mitos de la China de 2014.

  • Realidad: China está llena de chinos. Llena no, llenísima. Al viajar a China puedes comprobar por ti mismo la sobrepoblación que afecta al país. Cualquier monumento que visites, cualquier metro al que te subas está lleno. Todos los días y a casi todas las horas. Los 1.300 millones de chinos se hacen notar en cualquier lado.
  • Mito: China es pobre. Los móviles de gama alta que te encuentras en el metro, los coches que te encuentras en las carreteras (por lo menos en las de Shanghái) y la cantidad de tiendas de lujo que hay en cada ciudad lo desmienten tajantemente. La clase media está en expansión y eso se nota. Evidentemente hay mucha pobreza, y la puedes ver a poco que te alejes del centro de las ciudades. Pero definir a China como un país pobre, o del tercer mundo, es un error inmenso que se aleja de la realidad.
  • Realidad: China es una dictadura. Han evolucionado, claro: ya no es visible, pero sigue existiendo. No hay más que entrar a internet para comprobarlo: Google muy limitado, Facebook bloqueado, Twitter bloqueado. Libertad de expresión muy limitada, educación muy controlada, democracia nula. Ahora la dictadura es más sutil, y por lo tanto más dañina.
  • Mito: China es un país comunista. China se ha lanzado al capitalismo de forma salvaje. Tiendas por doquier abiertas hasta las tantas, vendedores ambulantes que te asaltan, todo tipo de marcas occidentales. Hasta el único reducto representativo del Comunismo, la plaza de Tiananmen, se ha convertido en un parque temático capitalista: los vendedores de agua, helados, juguetes para niños, etc. hacen su agosto a 200 metros del mausoleo de Mao. China es más capitalista que cualquier país capitalista. Eso sí, la imaginería comunista sigue presente: plaza de Tiananmen, alguna hoz y martillo en edificios gubernamentales, etc.
  • Realidad: China está llena de turistas. Pero tiene trampa: está llena de turistas chinos (ver Realidad 1). A ojo, diría que por cada 1000 turistas nacionales chino hay 1 turista no chino. Y puede que la proporción real sea aún menor. China es un país muy preparado para el turismo propio, pero nada preparado para el turismo internacional.
  • Mito: En China no hay niñas. Sí, en las ciudades las hay. Y como todo en China, en grandes cantidades. Es cierto que existe la política del hijo único, pero en las ciudades no se nota. No solo te encuentras a muchísimas familias con más de un hijo; es que hay muchas familias con niñas. Quizá en el campo chino siga siendo cierto eso de que no hay niñas (y en 2014 tengo mis dudas), pero no se puede generalizar a las ciudades.
  • Realidad: en China no habla (casi) nadie inglés. Excepto en Pekín, dónde parece que con los Juegos Olímpicos se pusieron las pilas, muy muy pocas personas hablan inglés, ni siquiera lo más básico (por ejemplo, water). Hay honrosas excepciones en ciertas tiendas o en alguna atracción turística. Pero en general el nivel de inglés es muy muy bajo. Eso sí, parece que las nuevas generaciones están mejorando rápidamente porque muchos niños y chavales jóvenes sí que podían mantener una pequeña conversación en inglés.
  • Realidad: China es un país sucio. Muy sucio. El siguiente gran paso de China debe ser el aumento de la higiene. Primero se debería cambiar las costumbres de su población (no es que sean muy limpios, la verdad). Después que las autoridades se pongan las pilas para exigir una mínima salubridad en los restaurantes/puestos callejeros; y en las calles, ya que hay algunas por las que da verdadero asco pasar. Por último, y asociada a la mejora de la higiene, debería producirse una mejora sanitaria. Muchos (demasiados) niños en las ciudades tienen picaduras mal (muy mal) curadas de mosquitos en piernas y brazos. No me quiero ni imaginar como será en el campo.
  • Realidad: te piden fotos por ser occidental. Muchas fotos. Y como tengas alguna característica física que se salga de lo normal (alto, pelo rubio o pelirrojo, ojos azules…) prepárate para sentirte como Brad Pitt caminando por la calle. La mayoría de los que te piden hacerse una foto contigo es gente joven que a continuación sube la foto a su red social favorita (que no es ni Facebook ni Twitter, así que olvídate de toparte con ella). ¿Por qué? Puro postureo: enseñar a los amigos que te has encontrado con un occidental. La teoría de que son gente de campo que jamás había visto un occidental se cae por su propio peso: los abuelos que se nota que visitan la ciudad por primera vez en su vida ni se fijaban en ti; peor en general, los más fashion del lugar con los móviles más grandes son los que te piden fotos.

China ha recorrido mucho camino, pero todavía le quedan kilómetros por recorrer. El primer paso para seguir avanzando sería convertirse en una democracia plena. El crecimiento económico espectacular que ha tenido no será completo sin dejar de ser una dictadura. China es uno de esos países a los que volvería dentro de unos años, para ver cómo ha evolucionado. Porque estoy seguro de que China es imparable, pero tiene que cambiar muchas cosas.

Tags: , ,

31 diciembre 2013 ~ 1 comentario

Los mejores videos de 2013

Este año en vez de despedir el año con la típica felicitación vamos a despedirlo con un poco de humor, que nunca viene mal. Os presento los que, para mi, han sido los dos mejores videos de 2013 (son pocos, pero de calidad).

El primero de ellos es obra de Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de la República Argentina, y su hija Florencia. Este sketch humorístico inadvertido y poco guionizado que se han marcado madre e hija es por méritos propios uno de los mejores videos de 2013. CFK ya nos dejó muestras de su talento frente a la cámara al presentar el canal de YouTube de la Casa Rosada. Más de un humorista debería de aprender de ella. Es importante que veáis el video hasta el final, porque tiene sorpresa.

El segundo es un auténtico descubrimiento. Se trata de un video realizado por un actor de doblaje valenciano con otros videos muy buenos en su canal de YouTube (recomiendo este video para el que le gusten los perros y animales o este otro donde explica como se locuta un anuncio de televisión). Pero el video que nos ocupa es sin duda el mejor: Brad Pitt y Quentin Tarantino visitan las Fallas de Valencia durante la presentación de su película. Con un peculiar acento nos explican sus experiencias en el Cap i Casal durante las Fallas, con las paellas y con las mujeres valencianas. Si eres valenciano, te parecerá el mejor video de todo 2013.

A disfrutar del 2014, que si no es mejor que 2013 al menos será diferente. Feliz año.

30 noviembre 2013 ~ 1 comentario

El Síndrome de Valencia

En 1973 se produjo en Estocolmo un asalto a una sucursal bancaria con 3 rehenes. Una de las rehenes, Kristin Ehnemark, dijo que se sentía segura con su secuestrador, y que temía que la Policía pudiera realizar acciones violentas. El secuestro terminó 6 días más tarde sin que nadie resultara herido. El psiquiatra y colaborador de la Policía sueca Nils Bejerot acuñó posteriormente a partir de este suceso el término ‘Síndrome de Estocolmo’ para referirse al vínculo afectivo que desarrolla un secuestrado con su secuestrador.

Ayer, 29 de noviembre de 2013 a las 12.19 h, Canal 9 (la televisión pública de la Comunidad Valenciana) se iba a negro y dejaba de emitir. La orden se daba la noche anterior pero el fin de las emisiones se alargó 12 horas por la negativa de los trabajadores a facilitar el cierre. El fin de la televisión pública valenciana fue retransmitido en directo en un momento ciertamente cómico-taurino (las últimas palabras previas al fundido a negro fueron “No tienen a ningún técnico para fundirnos a negro”… Pues sí, sí que lo tenían. Canal 9 en su máximo esplendor hasta en el último segundo). En un post anterior ya dejé clara mi postura: no a las televisiones públicas, así que no será ninguna sorpresa que me halle aliviado por el cierre de Canal 9, porque era un mastodonte que vivía a costa de mi dinero y de tú dinero, manipulador y vergonzante para cualquier valenciano. Pero lo sucedido en el día de ayer me ha hecho comprender un poco más y mejor como está organizada Valencia: clase política, clase periodística y sociedad en general.

La torpeza de la Generalitat Valenciana y del PP de Valencia ante el cese de emisiones de Canal 9 producido ayer es innegable. Hace falta ser palurdo, paleto y estúpido y hacer tan rematadamente mal el papel de gobernante como para que el cierre de Canal 9 fuera retransmitido en directo con los trabajadores gritando ‘esto es un golpe de estado’ atrincherados en el edificio. Si hubieran planeado hacerlo tan rematadamente mal, no les habría salido tan mal como ayer. Estoy a favor del cierre de Canal 9 pero la forma de llevarlo a cabo ha sido una maniobra torpe, mal planificada y que les va a causar muchos problemas (internos y externos) a un corto plazo. La oposición tampoco se queda corta. Desde el mismo momento en que el Consell anunció su intención de liquidar RTVV, el futuro tripartido que gobernará la Comunidad Valenciana en 2015 (PSOE, IU y Compromís) han hecho exactamente lo que han denunciado que hacía el PP: manipular Canal 9 y a sus trabajadores. Tanto es así que en el último minuto de emisión Mónica Oltra (la Rus de la izquierda, la Waldo valenciana) y Marga Sanz (y supongo que también alguien del PSOE, pero son tan nulos haciendo política que no me suena ninguna cara) estaban sentados en posición preferente en el plató del Noticies 9 gritando con los trabajadores ‘esto es un golpe de estado’. Asco y bochorno me produce tanto el PP como el PSOE, IU y Compromís.

La clase periodística no se queda atrás. No he leído ni un solo artículo en la prensa valenciana (ni uno) ni una sola declaración de ningún periodista de la prensa valenciana (ni uno) que se salga de la versión oficial de tristeza y condena por el cierre de Canal 9. Claro, perro no come perro; pero me esperaba un poco más de variedad de opiniones y no un pensamiento único y uniforme. Harina de otro costal son los periodistas de Canal 9. Llevan 24 años al servicio del gobierno de turno manipulando, engañando, mintiendo y permitiendo todo tipo de tropelías… ¿y ahora se las quieren dar de héroes admitiendo cuando pierden su puesto de trabajo que llevaban años manipulando? Entiendo que no es tan fácil jugarse un puesto de trabajo, pero ahora por dignidad y para no reirte en la cara de los valencianos cierra la boca y no te las des de adalid de la libertad de expresión ya que siempre has sido un manipulador al servicio del poder. Pero supongo que los periodistas de Canal 9 tienen tan arraigada la manipulación que cuando dejaron de ser manipulados por el PP (1 minuto después de que se filtrara la intención de cerrar RTVV) se ofrecieron con los brazos abiertos a ser manipulados por PSOE, IU y Compromís (véase el párrafo anterior la Oltra y la Sanz sentadas en el plató en el último minuto de emisión). No saben vivir sin manipular. Pues bien, tengo una buena noticia para ellos: han manipulado y mentido tanto y tan bien durante todos estos años que tienen un puesto de trabajo asegurado en cualquier televisión pública, especialmente en la creará el tripartito a partir de 2015, que será una televisión plural (España es ese país en que cuando manipula la derecha se le llama ‘manipulación, pero cuando manipula la izquierda se le llama ‘pluralidad’). Asco y bochorno me produce la clase periodística valenciana y los periodistas de Canal 9.

Un pequeño inciso: comparar el cierre de RTVV con un golpe de estado (23F es la comparación principal) no solo es un estupidez como una casa (y totalmente demagógico); es además una falta de respeto a la democracia, una banalización de un atentado contra la autoridad democrática ejercida por el gobierno que ha querido el pueblo y un insulto a todas las personas que han sido víctimas de un golpe de estado. También lo es comparar el cierre de RTVV (cierre de una empresa pública decidido por un gobierno democrático por un procedimiento legal) con el cierre de medios de comunicación privados en, por ejemplo, Venezuela. El que no vea la diferencia entre que un gobierno cierre su propio altavoz de manipulación (¡nos deberíamos de alegrar!) y que un gobierno cierre un medio de comunicación privado por pensar diferente a él; tiene un serio problema de entendederas… o bien es que utiliza la demagogia de forma voluntaria y a sabiendas.

Pero lo que me ha causado más espanto ha sido la reacción de la sociedad valenciana. He descubierto anonadado como un gran porcentaje de la gente corriente lamenta el cierre de RTVV  y está deseando que abra de nuevo. Y está claro que la mayoría de estar personas saben y reconocen que Canal 9 ha estado manipulada desde su creación. Pero les da igual: están contentos siendo manipulados. Me aterroriza darme cuenta de que la sociedad valenciana se siente arropada y muy a gustito cuando la manipulan. Hasta ahora ha sido el PP; y dentro de 1 año y medio será el tripartito de PSOE, IU y Compromís, pero el resultado va a ser el mismo: trolas, mentiras y amiguismo político con tal de conservar el poder. No sabemos vivir sin políticos que nos mangoneen y no sabemos vivir sin una televisión pública que nos manipule. En 2015 el tablero girará y las piezas las manejarán otros políticos con otras ideas pero la manipulación seguirá presente y la sociedad valenciana aplaudirá con las orejas. No hay más que ver como ha aplaudido con las orejas cuando la presencia y manipulación de políticos del PP ha sido sustituida por la presencia y manipulación de políticos de PSOE, IU y Compromís durante las últimas semanas. ¿Y por qué? Porque los valencianos no sabemos vivir de otra manera. Sabemos que cuando RTVV vuelva con el tripartito (porque volverá) va a estar manipulada tanto o más que con el PP (porque lo estará) y sin embargo nos da igual: que vuelva Canal 9. Asco, bochorno y miedo, me produce la sociedad valenciana.

Creo que los psiquiatras y psicólogos harían bien en quitar el sambenito a la ciudad de Estocolmo y dar a Valencia el nombre del síndrome. Nos sentimos seguros con nuestros secuestradores. La clase política lo padece: en primera fila defendiendo a los periodistas que hasta hace 15 días habían atacado furibundamente. La clase periodística lo padece: quieren ser manipulados y les parece bien y de hecho, no saben trabajar de otra manera. Pero lo que es peor, la sociedad valenciana lo padece: pese a que con Canal 9 nos han manipulado y engañado como han querido, seguimos queriendo más televisión pública para que nos manipulen y nos sigan engañando porque no sabemos informarnos y convivir de otra manera. Resultado: el Síndrome de Valencia.

11 noviembre 2013 ~ 0 comentarios

Día del Armisticio

Hoy, 11 de noviembre se celebra en Bélgica y en otros países el Día del Armisticio (o Día del Recuerdo). Se conmemora el armisticio firmado entre los Aliados de la I Guerra Mundial y Alemania y que supuso el fin de la guerra a partir de la ‘undécima hora del undécimo día del undécimo mes’ de 1918, hace ya 95 años.

En España no estamos acostumbrados a esta celebración, pero tanto aquí en Bélgica (sí, he vuelto a Bélgica. Para más información, sígueme en Twitter) como en el resto de países donde se conmemora este día es una fiesta muy solemne. Es fiesta nacional y los actos se suceden por todo el país. No es raro que la gente se ponga amapolas rojas en sus solapas ya que la amapola se ha tomado como símbolo de los caídos en esa cruenta Gran Guerra (y también en la II).

De hecho, el uso de la amapola como símbolo para honrar a los soldados y víctimas de la I Guerra Mundial surge a partir del precioso poema ‘En los campos de Flandes, escrito por un Teniente Coronel del ejercito canadiense después de asistir al funeral de un amigo suyo caído en servicio en la 2ª Batalla de Ypres, en Flandes, Bélgica.

“In Flanders fields the poppies blow
Between the crosses, row on row,
That mark our place; and in the sky
The larks, still bravely singing, fly
Scarce heard amid the guns below […]

Los actos conmemorativos del Día del Armisticio más importantes de Bélgica tienen lugar, precisamente, en Ypres. Misas, desfiles, dos minutos de silencio… El principal monumento de Ypres en conmemoración a los caídos en la I Guerra Mundial es la Puerta de Menin, donde todos los días del año a las 20h tiene lugar la ceremonia del ‘Last Post’. Un corneta del cuerpo de bomberos de Ypres se sitúa en la puerta y toca el ‘Last Post‘, un toque de corneta usado en los países de la Commonwealth en funerales de soldados caídos en acto de servicio.

Quizá en España podríamos fijarnos en Bélgica y en el resto de países que conmemoran el Día del Armisticio sobre cómo honrar a los muertos y a los caídos en cruentas guerras. Sin rencillas, sin odios, sin confrontaciones. Solo respeto y recuerdo.